Los días oscuros (Apocalipsis Z nº 2) (Spanish Edition) and over one million other books are available for Amazon Kindle. Learn more
Qty:1
  • List Price: $15.00
  • Save: $1.50 (10%)
FREE Shipping on orders over $35.
Only 3 left in stock (more on the way).
Ships from and sold by Amazon.com.
Gift-wrap available.
FREE Shipping on orders over $35.
Condition: Used: Very Good
Comment: Excellent
Have one to sell? Sell on Amazon
Flip to back Flip to front
Listen Playing... Paused   You're listening to a sample of the Audible audio edition.
Learn more
See this image

Apocalipsis Z: Los días oscuros (Spanish Edition) (Spanish) Paperback – July 6, 2010


See all 3 formats and editions Hide other formats and editions
Amazon Price New from Used from
Kindle
"Please retry"
Paperback
"Please retry"
$13.50
$6.70 $3.51


Frequently Bought Together

Apocalipsis Z: Los días oscuros (Spanish Edition) + El Principio Del Fin / The Beginning of the End (Apocalipsis Z / Apocalypse Z) (Spanish Edition) + La ira de los justos / The Rage of the Righteous (Apocalipsis Z / Apocalypse Z) (Spanish Edition)
Price for all three: $38.62

Some of these items ship sooner than the others.

Buy the selected items together
NO_CONTENT_IN_FEATURE

Best Books of the Month
Best Books of the Month
Want to know our Editors' picks for the best books of the month? Browse Best Books of the Month, featuring our favorite new books in more than a dozen categories.

Product Details

  • Paperback: 384 pages
  • Publisher: Vintage Espanol (July 6, 2010)
  • Language: Spanish
  • ISBN-10: 0307741745
  • ISBN-13: 978-0307741745
  • Product Dimensions: 5.2 x 0.8 x 8 inches
  • Shipping Weight: 9.6 ounces (View shipping rates and policies)
  • Average Customer Review: 5.0 out of 5 stars  See all reviews (3 customer reviews)
  • Amazon Best Sellers Rank: #920,548 in Books (See Top 100 in Books)

Editorial Reviews

Excerpt. © Reprinted by permission. All rights reserved.

En algún lugar sobre el Sahara occidental
 
     El pequeño lagarto llevaba horas inmóvil bajo la piedra recalentada por el sol. A ratos sus flancos se inflaban y desinflaban, mientras respiraba el aire tórrido que lo rodeaba, como una bocanada salida del infierno. De vez en cuando asomaba su lengua rasposa, mientras esperaba, paciente, a que llegase la noche para poder salir de cacería en aquel rincón inhóspito y desolado del desierto que era su hogar.    
     Súbitamente, percibió un infrasonido que hubiera sido totalmente inaudible para cualquier ser humano, de haberse encontrado alguno allí. El lagarto se acurrucó instintivamente en el hueco bajo la piedra, preguntándose en su diminuto cerebro si aquel ruido supondría alguna amenaza para su vida en la forma de algún desconocido y temible depredador.
     Pronto aquel sonido se transformó en un ruido audible, primero un ligero tremor, que fue en un crescendo continuo hasta convertirse durante unos segundos en un tableteo atronador sobre él. Luego, poco a poco, el sonido fue decayendo hasta finalmente desaparecer por completo. El pequeño lagarto asomó cautelosamente la cabeza. Con sus ojos legañosos parpadeó un poco, mientras se habituaba a la intensa luz del mediodía. Por un instante contempló el límpido y despiadado cielo azul del Sahara occidental, que tremolaba de calor.
     Si se hubiese asomado tan sólo medio minuto antes, habría sido testigo de un espectáculo absolutamente inusual en aquel rincón del mundo. Habría visto pasar un enorme helicóptero Sokol pintado de amarillo y blanco, con un desgastado logo de la Xunta de Galicia dibujado en un costado, y con una extraña red de carga llena de bidones, la mayoría ya vacíos, colgada de su panza. Y si hubiera mirado con más atención quizá habría podido ver al piloto, un tipo pequeño, cuarentón, rubio y de poblados bigotes, con tres dedos amputados en la mano derecha, que dirigía el aparato con expresión cansada y mecánica, y a los pasajeros, dos mujeres de edades dispares y un hombre con barba de pocos días.
     De haber podido observar más de cerca, habría visto que el hombre acariciaba lentamente a un enorme gato persa que dormía plácidamente en su regazo, al tiempo que su dueño observaba con aire ausente el paisaje desértico que se abría ante sus ojos; su mente estaba muy, muy lejos de allí.
     El hombre, de unos treinta años, era alto, delgado y de facciones angulosas; su mirada denotaba un cansancio profundo. Si alguien le hubiese preguntado su historia en aquel momento, podría haber contado que sólo diez meses antes llevaba una aburrida y rutinaria vida de abogado en una pequeña
ciudad del norte de España.
     Su día a día, hasta que se desencadenó el Apocalipsis y todo se fue al infierno, transcurría entre su trabajo, su familia, sus amigos y el enorme vacío que había dejado la muerte de su esposa apenas un año antes. Su vida parecía haber entrado en un bucle infinito de dolor y rutina, pero de repente, un día,
diez meses antes, todo cambió.
     Todo.
     Al principio fueron sólo una serie de confusas noticias en la prensa, el típico suelto en el periódico al que no se le presta la menor atención. Algún grupúsculo yihadista de una remota ex república soviética había tenido la brillante idea de asaltar una base del ejército ruso en Daguestán con el objetivo de conseguir armas químicas, rehenes o simplemente armamento convencional para vender en el mercado negro, algo difícil de adivinar.
    Lo que los asaltantes no sabían era que aquella base había sido un centro de experimentación bacteriológica, con algunas de las cepas víricas más virulentas del mundo durmiendo apaciblemente dentro de sus tubos de cristal. Siendo justos, no es que fuese culpa de los yihadistas, ya que aquella base era un residuo medio olvidado del viejo imperio soviético y ni siquiera los servicios secretos occidentales conocían su existencia, pero para todo lo que aconteció después, aquello era lo de menos.
     Lo cierto es que, de una manera u otra, el asalto fue un éxito. O un fracaso absoluto y terrible, según se mire. Porque si bien consiguieron tomar la base, también liberaron accidentalmente algo, una pequeña cepa de un ser que no debería haberse creado nunca. Por eso, menos de cuarenta y ocho horas después del asalto, todos los guerrilleros estaban muertos.
     O casi.
     Pero lo más grave fue que aquel pequeño ser, aquel virus, ya estaba libre, y sin nada ni nadie que le hiciese frente se extendía como el fuego por la sabana africana.
     Naturalmente, al principio, nadie sabía nada de esto. En la vieja y confiada Europa, así como en América y Asia, la vida seguía su curso, tranquila y plácidamente. En aquellas primeras setenta y dos horas podría haberse hecho algo, podría haberse dominado la pandemia, pero Daguestán era un país muy pequeño y pobre y aunque su gobierno hubiese querido hacer algo, no tendría medios para ello.   La fase de eclosión ya se había superado.
     Ya era demasiado tarde.
     Nadie, ni siquiera el abogado de facciones angulosas, comenzó a inquietarse hasta pasados unos cuantos días. Las primeras noticias de una extraña fiebre hemorrágica en medio de las montañas del Cáucaso llegaban a través de prensa y televisión como un ruido de fondo, casi ahogado entre el último fichaje del campeón de Europa y el enésimo escándalo político.
    Pero aunque casi nadie le prestaba atención, seguía ahí, creciendo. Hasta unos días más tarde alguien no se dio cuenta de que algo iba rematadamente mal. Amplias zonas de Daguestán permanecían oscuras y en silencio, como si no quedase ni una sola persona viva allí. El gobierno de la pequeña república autónoma echó un vistazo y lo que vio le llenó de tanto terror que inmediatamente llamó a Moscú para que se hiciese cargo del problema. Y lo que vieron los rusos fue tan terrorífico que enseguida decretaron el cierre de fronteras, no sólo de Daguestán, sino de su propio país.
     Pero ya era demasiado tarde.
     Las noticias comenzaron a filtrarse al resto del mundo, primero como un confuso guirigay y más tarde a través de una serie de comunicados y contracomunicados del gobierno ruso, el Centro de Control de Enfermedades de Atlanta (CDC) y siete organismos más que afirmaban que se trataba de un brote de Ébola, de viruela, del virus del Nilo, del virus Marburgo o de ninguno de los anteriores. Los rumores, cada vez más hinchados y disparatados, comenzaban a circular, mientras que la sombra de oscuridad saltaba de Daguestán a otros países limítrofes, siguiendo la estela de refugiados que huían de «aquello», fuera lo que fuese. Finalmente, en un intento de tomar el control de la situación, el gobierno de Putin decidió decretar el bloqueo informativo en todo el país, suprimir la libertad de prensa dentro de la Federación Rusa y de paso, como quien no quiere la cosa, pedir ayuda internacional urgente.
     Pero, una vez más, ya era demasiado tarde.
     En aquel momento no sólo el abogado, sino media humanidad ya estaba pendiente de lo que fuera que pasaba en aquel rincón del mundo. La noticia ya no era un breve sino que empezaba a ocupar espacios en las portadas de los periódicos. Imágenes filtradas a través de la férrea censura mostraban interminables hileras de refugiados en un sentido y columnas militares igual de largas en el otro. Los más observadores apuntaron que resultaba muy extraño que se combatiese una epidemia con el ejército, pero su voz era una minoría. Nadie prestaba atención más que a la información oficial. Finalmente, los equipos de ayuda internacional fueron desplegados en la zona, para colaborar en el control de la epidemia. Quince días antes quizá hubiesen tenido alguna posibilidad de éxito.
    Pero para entonces, de nuevo, ya era demasiado tarde.
    Unos días después, cuando los equipos de ayuda internacional comenzaron a volver a sus países de origen con varios de sus miembros heridos por aquellos que habían ido a auxiliar, el problema súbitamente se volvió global. En aquel momento, aunque nadie lo sabía, la pandemia ya estaba definitivamente fuera de control. Lo más lógico hubiese sido eliminar físicamente a los infectados (los gobiernos ya empezaban a tener una buena idea de a lo que se enfrentaban), pero pudo más el interés político y el control de la opinión pública que el sentido común.
     Así, la última posibilidad de controlar la pandemia se evaporó. Y el virus comenzó su galopada mortal, convirtiendo la pandemia en Apocalipsis.
     Para aquel entonces, el abogado estaba igual de aterrorizado que el resto del mundo con acceso a un televisor, una radio o internet. Las noticias sobre la pandemia se sucedían sin cesar en los medios de comunicación. Impotente, contemplaba día a día cómo lentamente el virus ganaba terreno. Pronto
no hubo noticias desde Daguestán. A los pocos días, sucedía lo mismo en Rusia… Y en Polonia, Finlandia, Turquía, Irán, y sucesivamente en todos los países del mundo. El virus se extendía como una mancha de aceite por todo el planeta, pero incluso en ese entonces la censura seguía ejerciendo su
férreo control sobre la información. La Unión Europea, en un gesto sin precedentes, acordó crear un Gabinete de Crisis Único que administraba a cuentagotas las noticias, mientras la mitad de los países europeos cerraban a cal y canto sus fronteras y decretaban el estado de excepción. Ya en esos momentos, en internet comenzaban a aparecer los primeros rumores desquiciados de muertos que caminaban, o de enfermos poseídos por una agresividad furiosa. No faltaba tampoco quien
hablaba de control extraterrestre, del Anticristo, de experimentos genéticos o de monstruos del inframundo. Había casi tantas teorías como páginas web.
     En lo único que estaba todo el mundo de acuerdo era que, fuera lo que fuese, era muy contagioso y letal. Y que eran los propios infectados los que propagaban la enfermedad.
     El día que el abogado vio en televisión al rey de España, ataviado con el uniforme del ejército como en el 23-F declarando el estado de excepción, supo que aquella noticia breve de dos semanas antes había aterrizado en España.
     Entonces, de todas las ideas desafortunadas que podían haber tenido los gobiernos, escogieron la peor. Siguiendo una lógica médica aplastante (aislar a los sanos de los enfermos errantes), decidieron concentrar a toda la población sana en unos recintos habilitados a tal efecto por todo el país denominados Puntos Seguros. Dichos puntos eran inmensos trozos de ciudad, convenientemente cercados y aislados, donde los ciudadanos se mantendrían a salvo de los «vectores de infección» (para aquel entonces todo el mundo tenía claro que un encuentro con un infectado podía acabar muy mal).
     Y el abogado, de todas las ideas afortunadas que podía haber tenido, escogió la mejor. No quería ir a un Punto Seguro (le sonaba sospechosamente a algo parecido al gueto de Varsovia), así que cuando el grupo militar de evacuación recorrió su barrio, se escondió en su casa y dejó que se fuese todo el mundo, pero él se quedó voluntariamente atrás.
    Solo.


More About the Author

An international bestselling author, Manel Loureiro was born in Pontevedra, Spain, and studied law at Universidad de Santiago de Compostela. After graduation, he worked in television, both on-screen (appearing on Television de Galicia) and behind-the-scenes as a writer. His Apocalypse Z novels, including The Beginning of the End and Dark Days, took him from the blogosphere to bestsellerdom, earning him acclaim as "the Spanish Stephen King" by La Voz de Galicia. He continues to reside in his native Pontevedra, where, in addition to writing, he is still a practicing lawyer.

Customer Reviews

5.0 out of 5 stars
5 star
3
4 star
0
3 star
0
2 star
0
1 star
0
See all 3 customer reviews
Share your thoughts with other customers

Most Helpful Customer Reviews

3 of 3 people found the following review helpful By Maria E. Sanz on February 25, 2012
Format: Paperback
Absolutamente trepidante esta segunda parte de Apocalipsis Z. El ùltimo tercio lo he leído de un tirón sin poder despegarme de él, a costa de dejar un poco abandonados a mis amigos de Twitter, que espero sepan disculparme.
Y ya no voy a escribir más, porque tengo que ir corriendo a leer Apocalipsis Z La ira de los justos, ya que Los días oscuros termina con un enorme "cliffhanger" y no puedo esperar a saber que es lo que pasa.
Comment Was this review helpful to you? Yes No Sending feedback...
Thank you for your feedback. If this review is inappropriate, please let us know.
Sorry, we failed to record your vote. Please try again
By J. C. Carneiro on August 25, 2013
Format: Paperback
I read the pt-br version and I am befuddled that it is taking years to get an english version.

Anyway, I liked but some settings repeat from the first book (go to new settlement, meet same type of people, run). But it is well written, original and very graphical, still my second favorite zombie/apocalypse book (The Remaining by D.J. Molles is my #1).

This book was definitely not the best in the series, and I expected more from such a nice location (Tenerife and inland Madrid), but after finishing the third book, I must say this series was amazing! I enjoyed it a lot and wish it hadn't ended.

I just bought the whole portuguese paper version to keep.
Comment Was this review helpful to you? Yes No Sending feedback...
Thank you for your feedback. If this review is inappropriate, please let us know.
Sorry, we failed to record your vote. Please try again
Format: Paperback Verified Purchase
En este segundo relato de la historia el grupo de sobrevivientes de la primera parte llegan a Tenerife a donde esperan encontrar una vida tranquila en medio de lo poco que queda de civilizacion pero no todo es como parece y el grupo continua sus aventuras a lo largo de este relato. Aunque no es necesario leer el primer libro para entender todo lo que esta sucediendo en este, es mucho mejor haberlo leido para tener mejor entedimiento de la historia de estos personajes. Muy buena trama y desarollo de los personajes. La historia es tan interesante que no queria parar de leer.
Comment Was this review helpful to you? Yes No Sending feedback...
Thank you for your feedback. If this review is inappropriate, please let us know.
Sorry, we failed to record your vote. Please try again