Diario de una ninfómana (Vintage Espanol) (Spanish Edition) and over one million other books are available for Amazon Kindle. Learn more
Qty:1
  • List Price: $15.00
  • Save: $3.24 (22%)
FREE Shipping on orders over $35.
Only 3 left in stock (more on the way).
Ships from and sold by Amazon.com.
Gift-wrap available.
+ $3.99 shipping
Used: Good | Details
Sold by -Daily Deals-
Condition: Used: Good
Comment: This Book is in Good Condition. Used Copy With Light Amount of Wear. 100% Guaranteed.
Have one to sell? Sell on Amazon
Flip to back Flip to front
Listen Playing... Paused   You're listening to a sample of the Audible audio edition.
Learn more
See this image

Diario de una ninfómana (Spanish Edition) (Spanish) Paperback – July 26, 2011


See all 7 formats and editions Hide other formats and editions
Amazon Price New from Used from
Kindle
"Please retry"
Hardcover
"Please retry"
$9.38
Paperback
"Please retry"
$11.76
$7.91 $6.87
Textbook Binding
"Please retry"
$66.71
Best%20Books%20of%202014


Frequently Bought Together

Diario de una ninfómana (Spanish Edition) + Desnuda ante ti (Crossfire Novels) (Spanish Edition) + Reflejada en ti (Spanish Edition)
Price for all three: $33.11

Buy the selected items together
NO_CONTENT_IN_FEATURE

Hero Quick Promo
12 Days of Kindle Book Deals
Load your library with Amazon's editors' picks, $2.99 or less each today only. Learn more

Product Details

  • Paperback: 304 pages
  • Publisher: Vintage Espanol; TRA edition (July 26, 2011)
  • Language: Spanish
  • ISBN-10: 0307739341
  • ISBN-13: 978-0307739346
  • Product Dimensions: 5.2 x 0.6 x 8 inches
  • Shipping Weight: 7.8 ounces (View shipping rates and policies)
  • Average Customer Review: 3.6 out of 5 stars  See all reviews (8 customer reviews)
  • Amazon Best Sellers Rank: #1,216,882 in Books (See Top 100 in Books)

Editorial Reviews

About the Author

Valérie Tasso nació en Francia, donde pasó toda su infancia y adolescencia y donde cursó sus estudios universitarios. Es licenciada en dirección de empresas y lenguas extranjeras aplicadas y, en 1991, empezó un doctorado en interculturalidad. Su primer libro, Diario de una ninfómana, cosechó éxito y críticas por igual, generando una gran polémica.

Excerpt. © Reprinted by permission. All rights reserved.

Perdí mi virginidad un 17 de julio de 1984, a las 02.46.50 de la madrugada. A los quince años, un momento así no se puede olvidar nunca.

Pasó durante unas vacaciones en la casa de la abuela de mi amiga Emma, en un pueblo de montaña.

Enseguida me encantó aquel lugar, que olía a eternidad, y el grupo de chicos con quien salíamos. Pero sólo uno me había llamado la atención: Edouard.

La casa de la abuela tenía un jardín precioso y estaba situada justo al lado de un pequeño río que daba frescura al ambiente veraniego. Enfrente había un campo con hierba de más de un metro de altura, propia de los lugares donde suele llover mucho. Emma y yo pasábamos tardes enteras escondidas allí, acostadas, charlando con los chicos, y aplastando la hierba con el peso de nuestros cuerpos, hinchados por la pubertad. Por la noche, escalábamos los muros de la casa para volver a juntarnos con los chicos y flirtear.

Nunca le dije nada a Emma de lo sucedido. Una noche, Edouard me llevó a su casa. Me acuerdo que no sentí nada, sólo una inmensa vergüenza por no haber sangrado, a la vez que esa extraña sensación de haberme hecho pipí en la cama. Me fui de su casa camuflada por el ruido de la cadena del baño, de la que había tirado para disimular mis pasos en la escalera.

A Edouard le volví a ver once años más tarde, en París, en una conferencia organizada en un hotel. Nos encerramos en el baño de caballeros, intentando vivir de nuevo esa pulsión que habíamos sentido más de una década antes, quizá por miedo a crecer o por nostalgia. Pero ya no era lo mismo y, una vez más, el ruido de la cadena del baño público anunció mi salida, esta vez para siempre, de su vida.

Después de mi primera vez, llegó el sentimiento de culpabilidad, que intenté olvidar o al menos mitigar repitiendo la experiencia hasta cumplir la mayoría de edad. No porque tuviera muchos deseos prematuros, sino más bien porque quería experimentar, por pura curiosidad.

Al principio, achaqué esos impulsos a que la Madre Naturaleza me había dotado de una sensibilidad especial, a la cual respondía con el cuerpo. Hasta que me inscribí en la universidad a finales de la década de los ochenta.

Durante esos años de estudios, estaba más concentrada en mi carrera que en pensar en los chicos. Quería ser diplomático. Al final, tuve que cambiar mi orientación universitaria, y me licencié en Empresariales y Lenguas Extranjeras Aplicadas, sin demasiados esfuerzos.

Mi familia me inculcó las buenas maneras, el saber estar y una educación bastante tradicional, todo impregnado por una falta de comunicación que me hizo interiorizar cada vez más mis sentimientos. Una chica bien como yo no podía comentar a sus padres que se había iniciado tan joven en la vida.

En mi último año de carrera, reinicié mi actividad sexual. Me había dado cuenta de que tenía algo especial que atraía a tipos de mi misma condición. Yo era una hechicera y me puse a buscar a Merlines encantadores en todos los rincones de la ciudad, gente con chispa, amantes, cuyas pequeñas venas marcándose bajo la piel tenían siempre algo sexy. Hombres en los que pudiese sentir el pulso de sus muñecas. Seres capaces de oír el bolígrafo sobre el papel y de emocionarse ante la amplitud de una mancha de tinta en una hoja blanca. Varones que veían, como yo, las partículas que componen el aire, y podían percibir sus diferentes colores. Gente a quien el olor del baño obstruido en una discoteca a las cuatro de la mañana le hacía recordar la fragilidad del ser humano.

Gente que me hacía sentir viva.

Sé que, en el fondo, esa búsqueda era la manifestación de una terrible enfermedad: el silencio, la soledad, la falta de comunicación. Por ello, decidí plasmar mis experiencias en un diario. Era la única forma de entregarme y comunicar. Ya lo había intentado varias veces, de la manera más natural: utilizando el lenguaje; pero era muy torpe porque mis palabras siempre salían sin la debida consciencia de lo que iba a decir. ¡Algo imposible y un mal comienzo para un diplomático!

Mi comunicación verdadera empezó con el cuerpo, el movimiento de las caderas, la mirada. Cuando obtuve un «sí» por mojar mis labios con la lengua, o por una mirada, y un «no» por cruzar las manos, entonces comprendí.

A algunos hombres les encanta, mientras hacen el amor, que una hable. Nunca lo he sabido hacer muy bien y eso me ha valido muchos disgustos. Algunos han desaparecido después de la primera cita, reconociendo que era, de todas formas, una buena amante; pero les faltaba la comunicación.

—¿Qué sabes tú de comunicación? —les decía yo, haciéndoles salir y dándoles un portazo en plena nariz.

Comprendí que la gente tiene necesidad de poner nombres a las cosas, de simplificarlas con palabras, pensando así, equivocadamente, que las puede comprender. Yo, en cambio, me puse a comunicar cada vez menos con las palabras, y más con el cuerpo.

Si queréis ponerme un nombre, ¡adelante! ¡No me importa! Pero sabed que lo que soy en realidad es una ninfa. Una nereida, una dríada. Una ninfa, sencillamente.

Customer Reviews

3.6 out of 5 stars
Share your thoughts with other customers

Most Helpful Customer Reviews

4 of 4 people found the following review helpful By Andrea N. on September 15, 2011
Format: Paperback
Pensé que «Diario de una ninfómana» era absolutamente entretenido, interesante, e impredecible de principio a fin.

Antes de leerlo, yo pensaba que quizás seria híper-sexual (o por la mayor parte acerca del sexo), con descripciones detalladas y gráficas de los encuentros de la chica, Val, pero este libro tiene mucho mas que eso.

Yo no tenia ni idea de como una persona (que en realidad es considerada/¨diagnosticada¨ como ninfómana) pensaría o como se comportaría - si seria muy diferente comparado a otras personas. Sin embargo, al leer este diario, me di cuenta de que, como los demás, Val quiere encontrar el amor. A pesar del hecho de que haya dormido con muchos hombres y que haya sido prostituta, encontrar el amor todavía es muy importante para ella, y si - lo encuentra, pero no entrare en detalles acerca de lo que sucede con eso porque no quiero arruinar el final para los que desean leer el libro.

Es interesante notar la diferencia entre los encuentros de Val antes y después de llegar a ser prostituta. Antes, tenía encuentros con gente que creía que era similar a ella - personas de quienes ella tenia ¨buenas vibras¨. Aunque después de llegar a ser prostituta - después de empezar a trabajar para una ¨agencia¨ en un prostíbulo que ella llama ¨La Casa¨, no tenía la opción de escoger a sus parejas que ahora eran clientes. Ella tuvo algunos encuentros con hombres locos y asquerosos.

Una cosa que me gusta mucho acerca de este libro es que muestra que solo por ser prostituta, no significa que una mujer no sea culta o que sea estúpida.
Read more ›
Comment Was this review helpful to you? Yes No Sending feedback...
Thank you for your feedback. If this review is inappropriate, please let us know.
Sorry, we failed to record your vote. Please try again
By annonymous on August 17, 2014
Format: Kindle Edition Verified Purchase
Muy Plano. Definitivamente un diario escrito solo para el autor. Falta de intriga o matices en las páginas. Difícil de no juzgar al personaje con la falta de juicio que tiene.
Comment Was this review helpful to you? Yes No Sending feedback...
Thank you for your feedback. If this review is inappropriate, please let us know.
Sorry, we failed to record your vote. Please try again
Format: Paperback Verified Purchase
Hermoso libro, lo pude leer en una semana. Una mezcla de sensaciones, todas juntas al mismo tiempo. Inspirador, todas nos podemos sentir identificadas.
Comment Was this review helpful to you? Yes No Sending feedback...
Thank you for your feedback. If this review is inappropriate, please let us know.
Sorry, we failed to record your vote. Please try again
By raymundo flores on January 22, 2014
Format: Kindle Edition Verified Purchase
Realmente interesante como las adicciones te llevan a aser cosas inesperadas siguiendo tus inpulsos con los ojos cerrados la novela es interesante nada fuera de lo común de una persona adicta al sexo no es erótica y le falta discripcion decenas qué te las puedas imaginar
Comment Was this review helpful to you? Yes No Sending feedback...
Thank you for your feedback. If this review is inappropriate, please let us know.
Sorry, we failed to record your vote. Please try again